Se utilizan en los trabajos de limpieza de muros de contención, de refuerzo o revestimiento, pavimentaciones, aceras, etc. Tienen un ancho considerable de trabajo de 1300 mm, pero permanecen contenidos en las dimensiones globales, por lo que son particularmente adecuados en las operaciones de limpieza en pasajes estrechos. Pueden trabajar con una inclinación de hasta 280 °.